Imagen de la exposición “Terror en el laboratorio: de Frankenstein al Doctor Moreau”. Espacio Telefónica. Cortesía: Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Felicidades, Señor Frankenstein

Reseña de la exposición TERROR EN EL LABORATORIO: DE FRANKENSTEIN AL DOCTOR MOREAU. Espacio Fundación Telefónica. C/ Fuencarral, 3, Madrid. Hasta el 16 de octubre de 2016. Comisarios: Miguel Á. Delgado y María Santoyo.

En este blog ya te hemos hablado en varias ocasiones sobre la original línea expositiva que el Espacio Fundación Telefónica lleva proponiendo al público de Madrid algunos años. Se trata de un proyecto innovador que pretende ir más allá del concepto tradicional de exposición, abarcando, desde lo lúdico hasta lo más sesudo, ámbitos como la investigación, la didáctica, la divulgación o la experimentación.

La exposición que presenta ahora, y que podrás visitar hasta el próximo 16 de octubre, se titula Terror en el laboratorio: de Frankenstein al doctor Moreau. Está dedicada a la exploración del contexto histórico, científico y cultural en el que se desarrolló el imaginario literario y artístico “de terror”.

El extraño caso del Doctor Jekyll y el señor Hyde, Chicago, 1886. Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Cartel de una adaptación teatral temprana de “El extraño caso del Doctor Jekyll y el señor Hyde”, Chicago, c. 1886 (The Library of Congress). Espacio Telefónica. Cortesía: Espacio Telefónica, Madrid, 2016

A través de la referencia a algunas de las novelas más conocidas de este género, la muestra ahonda en los orígenes de la creación de exitosos personajes arquetípicos modernos, como Frankenstein o Mr. Hyde entre otros. Asimismo, analiza sus derivas iconográficas en la cultura popular contemporánea, a través del cine, el cómic o su difusión en la cultura pulp y underground.

1816-2016: el bicentenario del nacimiento de Frankenstein

La idea de fondo de la exposición es entender, en qué momento y de qué manera, surgió en la sociedad occidental el tópico de un científico que, encerrado en un laboratorio, crease un ser parecido a un hombre. Fue en el siglo XIX cuando se produjo un peculiar caldo de cultivo en el que se desarrolló un imaginario del progreso no sólo científico, tecnológico o industrial, sino también cultural y artístico. Entre otras, se inició la idea de clonar seres humanos, una idea en plena vigencia y que todavía resuena en nuestra actualidad, tanto en los ámbitos científicos (biogenética, robótica o inteligencia artificial) como en el ámbito cultural y artístico.

“La maldad de Frankenstein”, Hammer Film Productions, 1961. Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Cartel belga de la película “La maldad de Frankenstein”, Hammer Film Productions, 1961 (Colección Daniel Aguilar). Espacio Telefónica. Cortesía: Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

La exposición establece como momento generativo del tópico del científico loco (y con él de un género literario específico) un hecho concreto, que tuvo lugar hace exactamente dos siglos. El 16 de junio de 1816, en una mansión llamada Villa Diodati, ubicada en Cologny (Suiza), cerca del Lago de Ginebra, un grupo de intelectuales ingleses se reunió para veranear. El grupo estaba compuesto por Lord Byron; su médico personal y también escritor John William Polidori; el poeta Percy Bysshe Shelley; Mary Wollstonecraft, su futura esposa, conocida posteriormente como Mary Shelley, y la hermanastra de esta última, Claire Clairmont.

Cuenta la leyenda que, por causa de unas extraordinarias condiciones de mal tiempo, debidas a la erupción del volcán Tambora (Indonesia) que provocó grandes anomalías climáticas en todo el mundo, el grupo fue obligado a estar muchos días encerrado en la mansión. Como entonces no existían ni Internet, ni la televisión, ni la radio, los huéspedes decidieron entretenerse contando historias de terror. Fue así como nacieron las primeras versiones de algunos relatos que en pocos años se convertirían en novelas entre las más leídas e inolvidables de la historia, como Frankenstein de Mary Shelley o El vampiro de Polidori.

Con esta exposición la Fundación Telefónica pretende recuperar la figura de Frankenstein, celebrando los doscientos años de su creación. Asimismo, se recuerda el cumplimiento de dos siglos de la primera publicación del relato El hombre de la arena (1816), escrito por el pintor, escritor y músico Ernst Theodor Amadeus Hoffmann. Se trata de una obra fundamental en la literatura romántica y se suele considerar como uno de los primeros (si no el primero) relatos de terror.

Alfons Figueras, El malvado Mr. Hyde, Ediciones B, 1991. Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Alfons Figueras, El malvado Mr. Hyde, Ediciones B, 1991 (Colección Jesús Palacios). Espacio Telefónica. Cortesía: Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Eliminar las barreras entre ciencia y cultura

Terror en el laboratorio: de Frankenstein al doctor Moreau está comisariada por María Santoyo y Miguel Ángel Delgado, quienes continúan un programa de exposiciones, empezado en 2014, que ahonda en la intersección entre ciencia y cultura. En concreto, se trata de la tercera cita tras las exposiciones Nikola Tesla. Suyo es el futuro y Julio Verne. Los límites de la imaginación. En el blog, te hablamos de esta última en el post Julio Verne, cuando ciencia y cultura van de la mano.

Al igual que en las dos exposiciones anteriores, Terror en el laboratorio pretende demostrar que las barreras entre cultura, arte, ciencia y tecnología ya no tienen sentido. Lo que se propone al público es un viaje de ida y vuelta que abarca muchas facetas, de la ciencia a la ciencia ficción, de la literatura al cine, de la música a la ilustración entre otros ámbitos culturales. A lo largo de la exposición se podrá experimentar en primera persona cómo los conceptos científicos y culturales del siglo XIX eran totalmente permeables y se retroalimentan mutuamente. Los grandes inventos que se subseguían en aquel entonces tenían una influencia enorme en la cultura y viceversa.

H. G. Wells, El hombre invisible, 1969. Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

H. G. Wells, El hombre invisible, Classics Illustrated, Gilberton, 1969. Espacio Telefónica. Cortesía: Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

La exposición se articula en tres secciones, que reflejan otros tantos arquetipos literarios e iconográficos nacidos en aquella época. Cada uno de ellos se explora a través de dos novelas góticas emblemáticas: el arquetipo del Doble, a través de El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde (Robert Louis Stevenson, 1886) y El Hombre invisible (H.G. Wells, 1897); el arquetipo del Autómata, a través de El Hombre de la arena (E.T.A. Hoffmann, 1816) y Eva futura (Auguste de Villiers de l’Isle-Adam, 1886) y el arquetipo del Monstruo, a través de Frankenstein o El moderno Prometeo (Mary Shelley, 1818) y La Isla del doctor Moreau (H.G. Wells, 1896).

Las piezas expuestas proceden tanto de instituciones públicas como de colecciones particulares. Entre otros prestadores, destacan la Filmoteca Española, el Museo Veterinario Complutense, el Museo de Farmacia Hispana, el Museo de Anatomía Javier Puerta, Sara Torres, Jesús Palacios, Daniel Aguilar, Luciano Berriatua y el filósofo y escritor Fernando Savater, gran apasionado y coleccionista de obras y objetos ligados a este género literario.

Terror en el laboratorio. Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Imagen de la exposición “Terror en el laboratorio: de Frankenstein al Doctor Moreau”. Espacio Telefónica. Cortesía: Espacio Telefónica, Madrid, 2016.

Si te gusta la literatura no dejes de visitar la página web de Durán Arte y Subastas, en la que podrás encontrar una amplia variedad de libros, manuscritos, facsímiles, primeras ediciones, documentos antiguos, mapas, carteles y otros artículos de época y estilos diferentes, tanto en subasta como en nuestra tienda online.

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje