Piazza d’Italia (Souvenir d’Italie), Giorgio de Chirico, 1924-1925. Óleo sobre lienzo, 60 × 73 cm. Mart, Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto. Colección L. F. inv. MART 2173. © Giorgio de Chirico, VEGAP, Madrid, 2017. Cortesía: Fundación Mapfre, 2017.

La Vuelta al Orden en la pintura italiana

Reseña de la exposición “Retorno a la belleza. Obras maestras del arte italiano de entreguerras”. Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos, 23. Madrid. Hasta el 4 de junio de 2017. Comisarias: Daniela Ferrari y Beatrice Avanzi.

La muestra que te recomendamos esta semana, Retorno a la belleza. Obras maestras del arte italiano de entreguerras, que podrás ver, hasta el próximo 4 de junio, en las salas de exposiciones Recoletos de la Fundación Mapfre de Madrid, constituye el tercer capítulo de una trilogía expositiva que la institución española ha dedicado en los últimos años a la pintura moderna y contemporánea italiana. Iniciado en 2013 con Macchiaioli. Realismo impresionista en Italia, el ciclo prosiguió en 2016 con Del divisionismo al futurismo. El arte italiano hacia la modernidad. En el blog te hablamos de ambas exposiciones en los artículos La revolución de la Mancha y La renovación pictórica del Divisionismo.

Composición TA (Bodegón metafísico). Carlo Carrà (1916-1918). Fundación Mapfre. Madrid, 2017.

Composizione TA (Natura morta metafisica), Carlo Carrà, 1916-1918. Óleo sobre lienzo, 70 × 54 cm.
Mart, Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto. Colección VAF-Stiftung. INV. MART 970, VAF 0718. © Carlo Carrà, VEGAP, Madrid, 2017. Cortesía: Fundación Mapfre, 2017.

La exposición pretende ofrecer al público una mirada especial sobre aquellos artistas italianos que, en las primeras décadas del siglo XX, tras el terrible desastre de la Gran Guerra, protagonizaron esa tendencia de regreso a la tradición que se conoció internacionalmente como vuelta al orden en las artes plásticas. Una tendencia que huía de las grandes rupturas vanguardistas que exaltaban la libertad y la arbitrariedad en detrimento del ideal tradicional de belleza.

En este vídeo Pablo Jiménez Burillo, Director del Área de Cultura de la Fundación Mapfre, nos introduce a la exposición:

El mundo clásico como fuente inagotable de inspiración

Desde la primera década del siglo pasado, artistas como Giorgio de Chirico, su hermano Alberto Savinio, Carlo Carrà, Filippo de Pisis, Giorgio Morandi, Mario Sironi, Achille Funi Anselmo Bucci entre otros trataron de construir un lenguaje pictórico nuevo que, lejos de ser una mera imitación o repetición de cánones tradicionales, volvía a inspirarse al mundo clásico y a su ideal atemporal de belleza. A diferencia de otros países, en Italia cierta referencia latente al mundo clásico siempre había estado presente en la cultura y en las artes. Incluso en los momentos de mayor ruptura, como en el caso del Futurismo, el ideal clásico había representado un modelo, si bien en negativo.

El mismo Filippo Tommaso Marinetti, a la hora de definir el eufórico programa de su movimiento vanguardista en el Manifesto Futurista, que se publicó en 1909 en la primera página del periódico francés Le Figaro, no pudo evitar comparar su concepción de la belleza con un icono de la Grecia Clásica. En el punto 4 de dicho Manifesto el italiano escribía: «un automóvil rugiente que parece que corre sobre la metralla es más bello que la Victoria de Samotracia».

Plaza de Italia (Recuerdo de Italia). Giorgio de Chirico (1924-1925). Fundación Mapfre. Madrid, 2017.

Piazza d’Italia (Souvenir d’Italie), Giorgio de Chirico, 1924-1925. Óleo sobre lienzo, 60 × 73 cm. Mart, Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto. Colección L. F. inv. MART 2173. © Giorgio de Chirico, VEGAP, Madrid, 2017. Cortesía: Fundación Mapfre, 2017.

Como se puede apreciar claramente en la exposición, tanto la pintura metafísica de Giorgio de Chirico y Alberto Savinio, como la del grupo Novecento, o la de la corriente llamada realismo mágico (entre los que destacan Felice Casorati, Antonio Donghi, Ubaldo Oppi o Cagnaccio di San Pietro entre otros) o la de otros artistas que nunca llegaron a formar parte de un movimiento en concreto, volvió a centrarse en los géneros clásicos de la tradición pictórica, como el retrato; el bodegón; el paisaje; temas alegóricos o temas cargados de significados sociales.

Esta nueva pintura italiana, que en algunos casos miraba con cierta devoción a artistas como Giotto, Paolo Uccello, Piero della Francesca y Masaccio o a la tradición renacentista, se iba desarrollando en consonancia con la de otros artistas que, tanto en Europa como en Estados Unidos —pensemos especialmente en Pablo Picasso y Edward Hopper— retomaron, a lo largo de los años veinte y treinta, el realismo en un sentido moderno y pusieron de nuevo la figura humana en el centro de su discurso poético. En este sentido, lograron construir un lenguaje muy contemporáneo, pero que se basaba en composiciones sencillas, líneas de dibujo definidas y una pintura equilibrada (casi escenográfica).

Concerto [Concierto], Felice Casorati, 1924. Fundación Mapfre. Madrid, 2017.

Concerto [Concierto], Felice Casorati, 1924. Temple sobre tablero de contrachapado, 152 × 151 cm. RAI. Direzione Generale, Turín. INV. 00160033 © Felice Casorati, VEGAP, Madrid, 2017. Cortesía: Fundación Mapfre, 2017.

Más de 100 obras de 28 artistas, de colecciones públicas y privadas

Retorno a la belleza. Obras maestras del arte italiano de entreguerras está comisariada por Daniela Ferrari, conservadora del Mart (Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto) y Beatrice Avanzi, conservadora del Musée d’Orsay. La muestra ha sido organizada por la Fundación Mapfre en colaboración con el Mart y está compuesta por más de 100 obras de 28 artistas, procedentes tanto de colecciones particulares como de instituciones internacionales, como la Pinacoteca di Brera y el Museo del Novecento de Milán; el Musée d’Art Moderne de la Ville de París; la National Gallery de Praga o el Museo Morandi de Bolonia entre otros.

Retrato de Renato Gualino, Felice Casorati, 1923-1924. Fundación Mapfre. Madrid, 2017.

Ritratto di Renato Gualino [Retrato de Renato Gualino], Felice Casorati, 1923-1924. Óleo sobre tablero de contrachapado, 97 × 74,5 cm. Istituto Matteucci, Viareggio. © Felice Casorati, VEGAP, Madrid, 2017. Cortesía: Fundación Mapfre, 2017.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo en español y en italiano que pretende ser un volumen de referencia sobre la pintura de los años veinte y treinta en Italia. Incluye ensayos científicos de las dos comisarias de la exposición, de Pablo Jiménez Burillo y de Leyre Bozal, conservadora de Colecciones de Fundación Mapfre. Asimismo, se ha organizado un programa de actividades paralelas, que incluye talleres y visitas guiadas para distintos grupos de público.

Si te gusta la pintura, no dejes de visitar la página web de Durán Arte y Subastas, donde podrás encontrar decenas y decenas de obras de este ámbito de la creación artística, de distintas épocas y estilos, tanto en subastas como en nuestra tienda online.

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje