Henri Cartier-Bresson, Rue Vaugirard, París, Francia, mayo 1968. Gelatina de plata, copia realizada en 1984. Colección Fundación Henri Cartier-Bresson, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

Todo Cartier-Bresson en la Fundación Mapfre de Madrid

Reseña de la exposición HENRI CARTIER-BRESSON. Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos, 23. Madrid. Hasta el 7 de septiembre de 2014. Comisario: Clément Chéroux. Entrada gratuita.

La imponente exposición que dedica actualmente la FUNDACIÓN MAPFRE a HENRI CARTIER-BRESSON (Chanteloup-en-Brie, 1908 – Montjustin, 2004) es sin duda una de las protagonistas absolutas de la grande fiesta de la fotografía de este verano en Madrid, aunque no forme parte  del festival PHotoEspaña 2014.

Henri Cartier-Bresson, Livorno, Toscana, Italia, 1933. Gelatina de plata, copia realizada en los años 80. Centre Pompidou, Musée national d’art moderne, compra realizada gracias al mecenazgo de Yves Rocher, 2011, Antigua Colección Christian Bouqueret, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

Henri Cartier-Bresson, Livorno, Toscana, Italia, 1933. Gelatina de plata, copia realizada en los años 80. Centre Pompidou, Musée national d’art moderne, compra realizada gracias al mecenazgo de Yves Rocher, 2011, Antigua Colección Christian Bouqueret, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

Comisariada por Clément Chéroux, conservador del Centre Pompidou de París, con el apoyo de la Fundation Henri Cartier-Bresson que vela por la difusión de esta nueva propuesta, la muestra constituye la primera gran retrospectiva dedicada al fotógrafo francés tras su fallecimiento hace exactamente diez años. Se presentó por primera vez, el pasado mes de marzo, en el mencionado centro expositivo parisino y en otoño, tras su estancia en Madrid, viajará antes al Museo dell’Ara Pacis de Roma y luego al Museo de Bellas Artes de la Ciudad de México.

Pablo Jiménez Burrillo, Director del Área de Cultura de la FUNDACIÓN MAPFRE, y el comisario de la exposición Clément Chéroux durante la presentación a los medios en Madrid. Foto Durán Arte y Subastas, Junio 2014.

Pablo Jiménez Burrillo, Director del Área de Cultura de la FUNDACIÓN MAPFRE (izq.), y el comisario de la exposición Clément Chéroux (der.) durante la presentación a los medios en Madrid. Foto Durán Arte y Subastas, Junio 2014.

Como explicó en Madrid el mismo Chéroux, durante la presentación de la exposición a los medios, en la que participó junto con el Director del Área de Cultura de la FUNDACIÓN MAPFRE, Pablo Jiménez Burrillo, el planteamiento comisarial trata de ofrecer una visión diferente sobre la manera habitual de presentar la obra de Cartier-Bresson, uno de los maestros que más supieron resumir a través de su obra el  sentido de la fotografía en el siglo XX. Lo que se pretende es ampliar el concepto de “instante decisivo”, por el cual se conoce universalmente la obra del fotógrafo, y demonstrar que en realidad no hubo un solo Cartier-Bresson, sino varios Cartier-Bresson.

De hecho, con esta exposición se introducen dos importantes elementos de novedad. Por un lado, se construye un recorrido histórico por la trayectoria artística de Cartier-Bresson. Por otra parte, se exponen (siempre que se haya podido) obras “vintage”, es decir: impresiones de la época, que permiten apreciar la evolución formal de Cartier-Bresson a lo largo de su dilatada carrera. A raíz de este nuevo enfoque, se pueden distinguir las características materiales de cada fase histórica de la vastísima producción del artista, como las distintas tonalidades de los revelados; la ampliación progresiva de los formatos; la aparición tardía del cerco negro alrededor de las imágenes; la diferente calidad del papel y del grano etc.

Henri Cartier-Bresson, Rue Vaugirard, París, Francia, mayo 1968. Gelatina de plata, copia realizada en 1984. Colección Fundación Henri Cartier-Bresson, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

Henri Cartier-Bresson, Rue Vaugirard, París, Francia, mayo 1968. Gelatina de plata, copia realizada en 1984. Colección Fundación Henri Cartier-Bresson, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

Privilegiando el criterio cronológico, en lugar de los tradicionales criterios temático y geográfico, que se han utilizado habitualmente hasta la fecha para exponer la obra de Cartier-Bresson, el comisario consigue acercar el espectador al trabajo del artista contextualizándolo históricamente y remarcando su evolución, a fin de ofrecer una visión más compleja y completa.

El comisario de la exposición Clément Chéroux, durante la presentación a los medios. Foto Durán Arte y Subastas, Junio 2014.

El comisario de la exposición Clément Chéroux, durante la presentación a los medios. Foto Durán Arte y Subastas, Junio 2014.

Como afirma Chéroux en la introducción del monumental catálogo (publicado originalmente por Éditions du Centre Pompidou, bajo la dirección del mismo comisario, y traducido al castellano adrede para esta ocasión) el nuevo enfoque «responde a un triple objetivo: uno, reflejar la historia de la obra más allá de mitos, conformismo y corsés; dos, contextualizar de nuevo cada una de sus diferentes etapas con el fin de mostrar que también son producto de su época, y, tres, demostrar finalmente que del surrealismo al Mayo del 68, pasando por la Segunda Guerra Mundial, la descolonización y los Treinta Gloriosos, sus imágenes constituyen un extraordinario testimonio sobre el siglo XX».

Henri Cartier-Bresson, Multitud esperando delante de un banco para sacar el oro durante los últimos días de Kuomintang, Shanghái, China, diciembre 1948. Gelatina de plata, copia realizada en los años 60. Colección Fundación Henri Cartier-Bresson, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

Henri Cartier-Bresson, Multitud esperando delante de un banco para sacar el oro durante los últimos días de Kuomintang, Shanghái, China, diciembre 1948. Gelatina de plata, copia realizada en los años 60. Colección Fundación Henri Cartier-Bresson, París. © Henri Cartier-Bresson/Magnum Photos, cortesía Fundación Henri Cartier-Bresson.

La exposición consta de más de 450 obras y se articula en torno a tres ejes fundamentales. El primero se refiere al periodo comprendido entre 1926 y 1935, marcado por la iniciación artística de Cartier-Bresson a través de la pintura, la fascinación por la fotografía de Eugène Atget, sus primeros grandes viajes por el mundo y una estrecha relación con el movimiento surrealista. La segunda sección está dedicada al periodo comprendido entre 1937 y 1946; mientras que la tercera empieza a partir de 1947, año de fundación de la agencia Magnum Photos, y llega a los comienzos de la década de 1970, cuando Cartier-Bresson dejó paulatinamente de dedicarse al fotorreportaje. Como se puede apreciar en la muestra, los años posteriores a esta fecha estarán marcados por un crecimiento imparable de su fama internacional, un trabajo cada vez más intenso en la organización de sus archivos y un cierto alejamiento de la fotografía (que sin embargo nunca llegará a abandonar por completo) para volver a dedicarse, después de tantos años, a su pasión inicial: el dibujo.

Entrada de la exposición HENRI CARTIER-BRESSON en la FUNDACIÓN MAPFREd e Madrid. Foto Durán Arte y Subastas, Junio 2014.

Entrada de la exposición HENRI CARTIER-BRESSON en la FUNDACIÓN MAPFREd e Madrid. Foto Durán Arte y Subastas, Junio 2014.

[subscribe2]

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje