Josef Koudelka, (Mano y reloj de pulsera), 1968. Gelatina de plata, copia de 1990. © Josef Koudelka / Magnum Photos. Cortesía: Fundación Mapfre, Madrid, 2015,

Josef Koudelka, exilio y oficio

Reseña de la exposición “Josef Koudelka. Nacionalidad incierta”. Fundación Mapfre. Bárbara de Braganza, 13. Madrid. Hasta el 29 de noviembre de 2015. Comisario: Matthew Witkovsky.

Siguiendo con su labor, empezada hace más de seis años, de investigar y divulgar el trabajo de los grandes protagonistas de la historia de la fotografía contemporánea todavía poco conocidos en España, la Fundación Mapfre presenta, hasta el próximo 29 de noviembre, la primera gran exposición en nuestro país de Josef Koudelka (Boskovice, República Checa, 1938).

La retrospectiva más completa de uno de los fotógrafos vivos más destacados

Compuesta por una selección de más de 150 piezas, entre fotografías y documentos, muchos de ellos inéditos, Josef Koudelka. Nacionalidad incierta inaugura la nueva temporada expositiva de la Sala Bárbara Braganza de la fundación madrileña, recorriendo la carrera de Koudelka desde sus primeros proyectos experimentales, a finales de los años cincuenta, hasta los trabajos más recientes, realizados en estos últimos años. 

Bohemia (Kladno), Josef Koudelka, 1966. Fundación Mapfre, Madrid, 2015.

Josef Koudelka, Bohemia (Kladno) ,1966. Gelatina de plata, copia de 1967. The Art Institute of Chicago, donación del artista, 2013.1256. © Josef Koudelka / Magnum Photos. Cortesía: Fundación Mapfre, Madrid, 2015,

Se trata de la retrospectiva más completa dedicada, hasta la fecha, a este artista, cuya producción creativa ha sido realizada a lo largo de cinco décadas. Organizada por el The Art Institute de Chicago (donde se pudo ver en 2014) y el J. Paul Getty Museum de Los Angeles (en el que fue presentada a comienzos de este año), en colaboración con la Fundación Mapfre, la muestra ha sido comisariada por Matthew Witkovsky, conservador y director del Departamento de fotografía del The Art Insitute de Chicago y uno de los máximos expertos de la obra de Koudelka.

Considerado actualmente, por la calidad y la intensidad de su trabajo, como uno de los fotógrafos vivos más destacados del mundo, en 1971 Koudelka fue invitado por el mismo Eliott Erwin a incorporarse a la prestigiosa agencia fotográfica Magnum, de la que sigue formando parte. Asimismo, a lo largo de los años, ha ido recibiendo importantes galardones y reconocimientos internacionales, como el Premio Nadar (1978), The United States National Endowment for the Arts Photography Grant (1980), el Gran Prix Cartier-Bresson (1991) o el Premio internacional de la fundación Hasselblad (1992) entre otros.

En este video se pueden ver algunas imágenes de la exposición, con comentarios del comisario y de Pablo Jiménez Burillo, Director del Área de Cultura de Fundación Mapfre:

La mirada nómada de un artista inquieto

Ingeniero de formación, Koudelka se comprometió totalmente con el medio fotográfico, uniendo de manera inseparable su oficio con su propia biografía y llegando a convertirse en uno de los fotógrafos más influyentes de su generación. Tras un primer periodo de experimentación fotográfica, dedicada al mundo del teatro y llevada a cabo en la ciudad de Praga entre finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta, el artista se dio a conocer a través de una serie muy exitosa, Gitanos, en la que empezó a retratar las comunidades de gitanos de diferentes lugares del mundo. En sus viajes, Koudelka empezó a reflexionar sobre temas que marcarán de manera indeleble su trayectoria artística, como la identidad, el sentimiento de pertenencia étnica, los confines geopolíticos etc.

Mano y reloj de pulsera, Josef Koudelka, 1968. Fundación Mapfre, Madrid, 2015.

Josef Koudelka, (Mano y reloj de pulsera), 1968. Gelatina de plata, copia de 1990. © Josef Koudelka / Magnum Photos. Cortesía: Fundación Mapfre, Madrid, 2015,

La década de los sesenta fue un periodo determinante en su vida y en su labor de fotógrafo. Cuando, en agosto de 1968, las tropas soviéticas invadieron Praga, Koudelka salió inmediatamente a la calle, documentando sin cesar la trágica ocupación. Como escribe el comisario, en el catálogo que se ha editado con ocasión de la muestra, del 21 al 27 de agosto de 1968, «Trepando los tanques, mezclándose en las protestas, abalanzándose junto a los manifestantes ante soldados armados con metralletas y fotografiando las innumerables pintadas y carteles que aparecían a diario en los muros y que eran arrancados cada tarde por los invasores, Koudelka se adentró en el corazón de la resistencia con la inquebrantable sinceridad que ya había demostrado entre los actores de teatro y las familias gitanas». De este frenético trabajo de calle “en tiempo real” salió su serie tal vez más conocida, Invasión, publicada bajo el pseudónimo de P.P. (Prague Photographer).

Josef Koudelka, (Ciudadano checo sobre un tanque), Josef Koudelka, 1968. Fundación Mapfre, Madrid, 2015.

Josef Koudelka, (Ciudadano checo sobre un tanque), 1968. Gelatina de plata, copia de época
The Art Institute of Chicago, donación prometida de coleccionista privado. © Josef Koudelka / Magnum Photos. Cortesía: Fundación Mapfre, Madrid, 2015.

A partir de entonces, su vida cambió para siempre. En 1970 abandonó Checoslovaquia y empezó su exilio, solicitando asilo político en el Reino Unido. La década de los setenta fue un periodo en el que continuó trabajando por toda Europa bajo el estatus legal de “nacionalidad incierta” (de aquí deriva el título de la exposición), al no tener pasaporte checo y no poder probar su lugar de nacimiento. Como ya se ha dicho, en 1971 entró a formar parte de Magnum, empezando una relación de gran amistad con Henri Cartier-Bresson y Robert Delpire. En 1980 dejó el Reino Unido para instalarse en Francia, donde en 1987 adoptó la nacionalidad francesa, tras vivir durante casi veinte años como apátrida.

A finales de los ochenta empezó a utilizar una cámara panorámica, sirviéndose de este formato “grandilocuente” para representar la devastación de los territorios atravesados por los conflictos o simplemente por el paso del tiempo. Con el cambio de siglo, la misma inquietud nómada e indagadora de Koudelka sigue viva en obras gigantescas en las que, sin embargo, el paisaje se convierte en protagonista absoluto. Como se puede apreciar muy bien en la exposición, en las obras más recientes, cuya representación sigue moviéndose, con extremo rigor formal, en una zona incierta y borrosa entre lo documental y lo puramente artístico, la figura humana, tan central en las series juveniles, tiende a desaparecer. Las obras se hacen ahora más reposadas, meditativas, poéticas.

Francia, Josef Koudelka, 1987. Fundación Mapfre, Madrid, 2015.

Josef Koudelka, Francia, 1987. Gelatina de plata, copia de época. © Josef Koudelka / Magnum Photos. Cortesía: Fundación Mapfre, Madrid, 2015.

Desde Durán Arte y Subastas te recomendamos que no te pierdas esta interesante exposición y, si eres apasionado de fotografía, no dejes de visitar la sección dedicada a esta disciplina en nuestra página web.

[subscribe2]

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje